Diciembre 3, 2011

Ninjutsu

EL ARTE DEL GUERRERO INVISIBLE

Muchos de aquellos que siguieron la práctica del Shugendo, se encontraron de pronto inmersos en una pugna de poderes políticos, militares y religiosos, que imposibilitaban su desarrollo; una disputa entre gobiernos de cambios constantes y poderes de carácter castrense, los cuales jugaban una especie de ajedrez, con las villas, pueblos, ciudades y regiones del Japón feudal.

Todas estas ampliamente aventajadas en número y armas por parte de los regimientos y dictaduras militares de ese entonces, que intentaban subyugarlos. Impedidos legalmente a proteger sus posesiones familiares, su comunidad y su familia, al igual que sus creencias; los Santos Ermitaños de las montañas, poco a poco encontraron una razón loable de intervenir gracias a su entrenamiento especial, en una misión de libertad, utilizando tácticas psicológicas y de asalto una mezcla de tácticas de guerrilla, espionaje y servicio de inteligencia, utilizando las leyes naturales; dictaminadas por los dioses y un conocimiento profundo de la magia o hechicería, más una lealtad a toda prueba para con su familia

El Arte del Ninjutsu se desarrolló como una tradición guerrera sin igual en la historia del mundo. Durante el siglo 13avo al 17avo en el Japón, hubieron docenas de Ryû (escuelas), regionales y familiares, operando fuera de los territorios de Iga y Koga al sureste de Kyoto. Ocultos en sus inaccesibles y protectoras montañas, las familias Ninja operaban como poderes regionales, vale decir, en su propio territorio.